Central de Pole

Blog Central de Pole

¡Ey, tenemos nuevos inquilinos en nuestra piel!

 

Moratones & Quemaduras

 

Como ya os confesé, existe otra realidad tras el Pole Dance y es que marcarse esas piruetas y esos giros tan bonitos también conlleva sufrimiento...Los moratones y las quemaduras, sobre todo los primeros días, serán vuestros nuevos acompañantes, pero...sarna con gusto no pica, ¿verdad?

 

Vale, ya están aquí. Hola moratones, hola quemaduras, ya estabais tardando demasiado en salir. Este es el momento en que mis amigas me dicen una y otra vez, ¿no querías Pole? Y es que tienen toda la razón. Es inevitable que el cuerpo quede intacto cuando lo estás fusionando día tras día con un elemento rígido como es la barra, y aún menos cuando te llena tanto como me llena a mí y no puedes parar de practicarlo una y otra vez.

 

Recuerdo que las primeras quemaduras fueron las más dolorosas, ya que mi piel no estaba acostumbrada al contacto con la barra y fue más chocante. Sin embargo, he de decir que a medida que pasa el tiempo la piel se vuelve más dura y resistente, ¡algo bueno tiene que tener ser un poco cabezota! Lo mejor es utilizar siempre que podáis muñequeras, porque es la zona que está más en contacto con la barra junto con las manos, y es de las pocas que pueden permanecer cubiertas sin impedir la realización del ejercicio.

 

Eso sí, mi aliada por excelencia en cuanto a quemaduras se refiere es la 'Blastoestimulina'. ¡Bendita la hora en que la conocí! No os miento si os digo que es mano de santo. Basta con aplicar un poquito de esta pomada por la zona quemada y, aunque te pique aguanta, porque enseguida la herida se va volviendo costra y la cura es muy efectiva. Es el remedio más bueno que os puedo aconsejar.

 

Por otro lado están los enemigos multicolores, los moratones. La verdad es que son más traicioneros que las quemaduras, ya que por el dolor ya sabes cuándo te va a salir o no una quemadura en la piel, sin embargo los moratones a veces salen sin que los polistas nos demos cuenta. ¡De repente un día te levantas y pareces un dálmata! La razón es que, en nuestro caso, aparecen por ejercer una presión determinada contra la barra, rompiéndose algunos vasos sanguíneos y reflejándose en nuestra piel. En cuanto a estos granujas podemos esperar a que pase el tiempo y vayan cambiando de tonalidades hasta que quieran desaparecer, o podemos hacer algo para acelerar el proceso.

*Imagen extraída del comic "Pole Dancing adventures" Leen Isabel

 

Os voy a contar algunos remedios caseros para que, de forma fácil y gratuita, podáis combatir a los moratones.:

 

  • El primero de ellos es el más clásico, y es poner algunos cubitos de hielo en la zona afectada para disminuir la inflamación y el dolor en caso de que lo haya.

  • Vitamina C. Está comprobado que ayuda mucho a fortalecer los vasos sanguíneos que se hayan visto debilitados por el impacto.

  • Zumo de limón y sal, por supuesto no para beberlo, sino para colocarlo sobre un paño hasta que quede bien humedecido y cubrir con él la zona que tiene el moratón. Éste último consejo tiene que realizarse justo antes de ir a dormir.

  • Aloe vera o las flores del diente de león, muy buenos para la restauración celular.

 

He de confesaros que he probado muchos de ellos y me han funcionado muy bien, pero también he puesto en marcha otras artimañas. Todavía recuerdo el día que tenía una comunión y un pequeño amiguito morado se había apoderado de mi rodilla. Pues bien, utilizar una doble media fue la solución perfecta. Pese a que estos remedios sean muy efectivos, tardan algún día que otro en hacer efecto por completo, así que tomad nota y ¡que vuestras medias se compren por pares!

 

 

Bárbara Arrieta Baladés.

 

 

 

 

Pole...¿qué?
24 de junio. Segunda gala de la Central de Pole.

Artículos relacionados

Subir