Central de Pole

Blog Central de Pole

Facilitamos los espacios para soñar

Nuestras aulas

 

Seguro que son miles las veces que habéis pensado "joe es que si tuviera (telas, barra, aro, espacio) en mi casa...entrenaría todos los días" o " jo es que una clase a la semana ya no me sabe a nada" . ¡Pues se acabó! Nuestra humilde morada piensa es tooodas estas cositas que pueden ir vagando por vuestra mente y ponemos solución. ¡A seguir leyendo!

¿Cómo? Muy sencillo, abrimos las puertas de nuestras salas de par en par para que tanto alumnos inscritos en la escuela como personas ajenas a ella puedan entrenar y dar rienda suelta a su imaginación en nuestras instalaciones. Las tres salas, de las que ya os hablamos hace tiempo, pueden ser totalmente para vosotros en horario no lectivo, es decir, que no haya clases. El precio de alquiler de salas lo podéis consultar directamente en la escuela o en la web, siendo un pelín más barato para quienes estén matriculados.

Indiscutiblemente es una oportunidad que no todos los espacios deportivos contemplan y que nosotros sí consideramos importante. Una iniciativa que os va a ayudar a que despertéis todo lo que lleváis tenéis en vuestro interior al poder estar solos, con la música que queráis y expresando con vuestro cuerpo lo que os pida desde dentro. Por ejemplo yo que cuento con la timidez, me ha ayudado mucho el saber que no hay nadie mirando si me resbalo o hago alguna prueba de algo nuevo aunque parezca una tontería voy a estar yo sola conmigo misma.

Además de todas esas ventajas, te obligas a trabajar solo e ir perdiendo poco a poco esa profesoritis que tenemos. No me neguéis que no os da cosita hacer las secuencias solos ¿eh? Pues de este modo, siempre con precaución por supuesto, lograréis potenciar la seguridad en vosotros mismos al ver que no necesitamos tanta ayuda como pensamos, sino que somos los primeros en condicionarnos al pensar que necesitamos de una mano que esté ahí para levantarnos.

Si preferís entrenar con compañeros de clase o amigos que practiquen vuestra misma disciplina también se puede. Es otra forma de trabajar más dinámica y entretenida, además del ingrediente de la ayuda. De cualquier manera notaréis rápidamente la confianza hacia el elemento que trabajéis y la soltura que iréis cogiendo al poder entrenar más días y de la forma que vosotros consideréis oportuna.

Las paredes de nuestras salas, los espejos que las contemplan y todos y cada uno de los instrumentos acrobáticos que tenemos quedan a vuestra plena disposición. Una gran oferta, ¿a que sí?

 

 

 

                           

Bárbara Arrieta Baladés

Forever young
El arte no entiende de sexos

Artículos relacionados

Subir