Central de Pole

Blog Central de Pole

IV GALA de fin de curso

 

La magia del cuatro



El número cuatro se ha convertido para nosotros en un número mágico. Y es gracias a nuestra IV gala de fin de curso (¡parece mentira, ni una, ni dos, ni tres!). Es un gran número. La primera vez que haces algo tan faraónico como es poner en escena los números de todos los grupos posibles de Central de Pole (y son unos cuantos), muchas no salen como esperabas. A la segunda, fallan otras. A la tercera, crees que lo tienes todo controlado (por algo nos creemos el viejo dicho), pero… oye, que se ha pasado de larga. Y la cuarta... ¡ay, la cuarta! Pues igual que un ejercicio de pole con la complejidad justa como para que te encante, quieras dominarlo y se te resista. A la cuarta, señores, todo encaja.

 

Veréis, en Central nos tomamos esto de la gala como una función profesional. Queremos que la maquinaria esté perfectamente engrasada y todos los engranajes en su sitio para que cada número brille. Todos nuestros alumnos/artistas deben tener su momento de magia y verse crecer. Un momento sagrado, por el que han trabajado todo el año. En sólo dos minutos y medio o tres minutos se les exige darlo todo. ¡Y vaya si lo dieron! Este año, el evento estaba dedicado al mundo del cine. Una oportunidad para que cada número contase una historia y jugase con las sensaciones y recuerdos del público.

 

Así, nuestro particular circo (así es como lo percibimos, con todos los elementos, el montaje, el atrezzo, el vestuario, los maquillajes) se convirtió en un maratón de películas en vivo. Cada actuación era el momento álgido de un filme. Clásicos, independientes, ciencia ficción, animación, musicales, dramas, ¡lo tuvimos todo! Incluso un pequeño momento de terror… Nunca película alguna tuvo tal elenco y tan esforzado.

 

Por salir bien, hasta triunfaron nuestros experimentos para agilizar nuestro festival. Una gala para actuaciones infantiles y otra para adultos, por un lado; y el uso de una voz en off que introducía a nuestros jóvenes bailarines y atletas y que sedujo a todos.

 

Las reacciones del público fueron impagables y el mejor regalo que nuestros alumnos y nosotros podemos recibir. Tanto a los espectadores como a los artistas, ¡¡¡GRACIAS!!! Por esta cuarta noche de locura, por ponernos el corazón en un puño y por cargarnos de energía para levantar el vuelo un curso más. ¡Ya mismo estamos pensando en la quinta gala!

 

Pero, por ahora, ¡qué bonito el número cuatro!


Isabel Queipo







 

8 MITOS EN TORNO AL POLE DANCE
Qué hacer este verano para mantenerse en forma

Artículos relacionados

Subir