Central de Pole

Blog Central de Pole

La acrobacia mola, y en pareja más

Acrodúo

Aquí estamos después de los polvorones y turrones navideños intentando perder los kilitos que hemos cogido en las navidades ehh. Pues bien, cada vez son más los vídeos que veo en redes sociales como Instagram de acrobacias tanto en solitario como en pareja y es que la gente se va animando a probar cosas distintas que antes solo se asociaban a los profesionales que se subían a los escenarios. ¡Vamos a conocer un poquito más lo que es el acrodúo y que los polvorones no le pesen mucho a quien os porte!

Si ya es complicado hacer cualquier acrobacia en solitario por el enorme equilibrio y el control que requiere, imaginaros hacerlo con otra persona. La verdad es que considero que no se da todo el merecimiento que tendría que darse a esta parcela artística, ya que desde fuera parece bastante sencillo cuando en realidad es de las cosas más complicadas que se practican. Además de la conexión y el entendimiento que se requiere entre ambos, los movimientos tienen que ser muy suaves puesto que un paso en falso puede arruinarlo todo en cuestión de milésimas de segundo.

 

Hace unos 7 meses me planteé probar una clase de acrodúo con un compañero de cara a la gala de fin de curso, más que nada por si éramos lo suficientemente valientes como para meter algo acrobático en la coreografía. Al final lo simplificamos bastante, qué se le va a hacer. La recuerdo como una clase tremendamente divertida, con un calentamiento dinámico en el que más que estirar parecía que estábamos jugando todos juntos. Por ejemplo, cada uno de nosotros tenía que proponer una secuencia distinta (la carretilla, flexiones, voltereta...), así que lo que en principio es costoso se convierte en algo interactivo y divertido.

Después la cosa ya se fue poniendo seria, y es que aunque nos mandaron lo más fácil me dí cuenta de lo difícil que es controlar todas las partes de tu cuerpo a la vez. Es realmente complicado no dar un paso en falso y que todo se desmorone, pero precisamente por esto, cuando lo consigues la satisfacción es el doble de grande. Al fin y al cabo aquí no hay nigún elemento ajeno a ti, eres tú mismo y otra persona. Dos cuerpos, nada más. Es precioso cuando poco a poco sabes controlarlo y salen cosas tan bonitas como las que se muestran en la escuela.

Otra de las cosas más importantes que aprendí a raíz de esta experiencia es que tienes que confiar plenamente en la persona que tienes delante. Todas y cada una de tus reacciones van a provocar otra en la de tu compañer@ y por eso es imprescindible que si decides embarcarte en esta aventura pongas todo de tu parte en hacérselo fácil a la persona que trabaja contigo. Cuanta más relajación y confianza haya entre ambos, mejor quedará el resultado. ¡Lo digo por experiencia propia!

A decir verdad, el acrodúo siempre se ha asociado al circo y no era una disciplina muy común, sin embargo ahora está muy presente tanto en escuelas como en espectáculos de la talla de 'The Hole'. Nos dejan a todos con la boca abierta. ¿Os atrevéis a probarlo?

Bárbara Arrieta Baladés

*Gala Fin de Curso 2016 de Central de Pole*

 

 

Lazos que adornan 'Central de Pole'
Forever young

Artículos relacionados

Subir